Finanzas personales para jóvenes

Tu valoración: None Valoración: 4.8 (5 votos)

Las finanzas personales son una asignatura pendiente para la mayoría de jóvenes. Este colectivo que empieza a introducirse en el mundo de la economía doméstica suele desconocer las mecánicas de funcionamiento de las entidades financieras, la relación banco-cliente, los principios básicos para administrar el dinero de nuestros bolsillos, las mejores ofertas del mercado o el significado de conceptos técnicos como los tipos de interés TAE o el TIN.

Aprender a gastar de forma controlada y a invertir con cabeza es esencial para gestionar de forma eficiente los ahorros.  En estas edades, empiezan a surgir necesidades como independizarse, iniciar estudios universitarios o incluso empezar a ahorrar para una futura hipoteca. También se empieza a requerir financiación para realizar algún viaje de ocio o para cursar estudios en el extranjero. Estas necesidades obligan a estos potenciales clientes de los bancos a negociar para contratar los productos que más les convengan.  

Para administrar los ahorros de la mejor manera posible es fundamental adquirir ciertos valores o principios financieros a la vez que saber escoger y aprovecharse de las opciones más atractivas de las carteras de los bancos.  A continuación ofrecemos una pequeña iniciación al mundo de las finanzas personales y a los productos bancarios más habituales para los jóvenes:

Créditos: Con los préstamos estudio podréis elegir la carrera que deseéis sin tener que preocuparos por la financiación. La mayoría de entidades proporcionan créditos que cubren los gastos de matrícula, gastos adicionales incluso la totalidad de los estudios. Para escoger el producto más adecuado hay que fijarse sobre todo en límite de crédito que se ofrece y en el tipo de interés. Podréis encontrar algunas de las mejores ofertas del mercado en nuestro comparador de créditos.

Cuentas y depósitos: El ahorro debe ser una parte esencial de nuestras finanzas. Pensar a largo plazo siempre os acabará beneficiando y salvando de más de un apuro. Las cuentas ahorro y los depósitos pueden resultar de gran utilidad para reprimir el gasto y construir una base que cubra futuros pagos de alquiler, hipoteca o incluso algún capricho. Actualmente, las rentabilidades de estos productos han caído en picado pero contratarlos sigue resultando imprescindible.

Tarjetas: Las entidades suelen beneficiar a los clientes de edades más tempranas con tarjetas sin comisiones y tarjetas que incluyen descuentos en servicios y productos. Aprovechaos de ellos mientras podáis y buscad las tarjetas que gracias a vuestra edad os proporcionen mayores beneficios.  

Seguros: Los seguros más contratados entre los jóvenes son los de moto y coche, ya que son productos obligados para todos aquellos que tengáis vehículo. Al contrario que sucede con las tarjetas, en la contratación de seguros la corta edad es una desventaja que encarece el producto. De todas formas, es importante comparar las ofertas del mercado y escoger el que ofrezca mayores coberturas y garantías por precios competitivos. 

Imagen de Photo Pin.

Haz un comentario en Finanzas personales para jóvenes

Su email no se publicará.

NO TE PIERDAS LO MÁS INTERESANTE

Recibe las mejores ofertas y productos en tu correo electrónico

Acepto las condiciones de la nota legal

ACEPTAR