Consejos para iniciarse en las finanzas personales

Tu valoración: None Valoración: 5 (1 voto)

Los jóvenes necesitan formarse en el mundo de las finanzas personales porque muchos de ellos desconocen los mecanismos de funcionamiento de los bancos, el significado de conceptos básicos o las características de los productos que más les pueden interesar. Vimos que los préstamos para estudios o préstamos de consumo para solventar algunos gastos extraordinarios como viajes de ocio o para cursar estudios en el extranjero; las cuentas para domiciliar la primera nómina; las tarjetas con beneficios para jóvenes; o los seguros de vehículos podían ser algunos de los productos que más se adaptasen a los intereses o a las necesidades de este colectivo.

Sin embargo, para aprender a gestionar de la forma adecuada nuestros ahorros, no sólo basta con conocer, estudiar y comparar la cartera de productos de los bancos y controlar cuáles son los que más nos convienen, sino que también resulta fundamental construir nuestras finanzas sobre una base sólida. Para adquirir una cultura de economía doméstica basada en el largo plazo y sobre todo en el sentido común, os ofrecemos unas recomendaciones que os ayudarán a controlar vuestros bolsillos.

Gasta menos de lo que ingreses. Un principio básico de las finanzas personales es intentar gastar menos de lo que se ingresa. Es importante generar una base de ahorro mínima para poder cubrir cualquier imprevisto que pueda surgir en un futuro. Pensar en el largo plazo nos será de gran utilidad para contratar futuras hipotecas, préstamos u otros gastos que nos puedan surgir.

Aprende a auto controlarte. Cumplir con el anterior criterio requiere un auto control por nuestra parte. Debemos gastar el dinero con cabeza y sentido común, siempre teniendo en cuenta cuál es nuestro límite. Esto nos salvará de más de un apuro.

Controla tus gastos. Lo primero que hay que tener presente a la hora de controlar nuestras finanzas personales es a qué se destinamos nuestro dinero. Si no llevamos un control exhaustivo, corremos el riesgo de desequilibrar la balanza de nuestras finanzas. Para ello, es importante que revisemos los extractos de nuestra cuenta corriente de forma periódica.  

Revisa los productos que tienes contratados. Una vez contratado un producto debemos ir revisando las condiciones del contrato. El objetivo es que no se apliquen cambios sin que tengamos conocimiento de ellos porque éstos pueden acabar repercutiendo en nuestras finanzas.

Negocia con el banco. Antes de ceñirse a las condiciones de contratación que ofrece el banco, hay que negociar ciertos puntos que puedan beneficiarnos y aprovecharnos de la vinculación que podamos tener con la entidad.

No solicites préstamos que no puedas asumir. La experiencia nos dice que debemos ser coherentes con nuestro dinero y no solicitar préstamos con intereses que más tarde no podremos devolver. Siempre que solicitemos un préstamo de cualquier tipo es esencial tener la seguridad de que podremos hacerle frente sin que suponga un fuerte golpe para nuestra economía. También es básico ponderar la necesidad de solicitar ese préstamo. 

Imagen de Photo Pin

Haz un comentario en Consejos para iniciarse en las finanzas personales

Su email no se publicará.

NO TE PIERDAS LO MÁS INTERESANTE

Recibe las mejores ofertas y productos en tu correo electrónico

Acepto las condiciones de la nota legal

ACEPTAR