Ahorro o riesgo, ¿cuál es tu perfil financiero?

Tu valoración: None Valoración: 5 (1 voto)

No sólo es importante para las entidades financieras conocer los distintos tipos de perfil de cliente bancario, también puede ser útil para vosotros mismos. Conoceros puede ayudaros a determinar qué tipos de productos se ajustan más a vuestras necesidades o intereses, así como facilitaros la tarea a la hora de comparar las mejores ofertas del mercado.

La aparición de las nuevas tecnologías y de los nuevos canales de información y compra, ha distanciado la relación cliente-banco. En un mercado financiero cada vez más competitivo, la figura del cliente es ahora más exigente y menos fiel a su banco ‘de toda la vida’. Este cambia a menudo de entidad en busca de las mejores opciones de ahorro e inversión. Además, el factor de la localización ya no es decisivo para elegir en qué entidad financiera depositar el dinero puesto que muchos productos son ahora contratables por banca electrónica.

El consumidor se guía sobre todo por las condiciones de los productos bancarios (intereses, comisiones) o incentivos varios (regalos o promociones), así como por condiciones personales que también pueden influir en la contratación. Por eso, las entidades se ven obligadas a mejorar sus ofertas y buscar ganchos para captar nuevos clientes. Sin embargo, no se comportará igual un cliente de perfil conservador o ahorrador, que un cliente más propenso a gastar o a realizar inversiones arriesgadas.

Los bancos tienen muy en cuenta esta segmentación a la hora de vender sus productos. Pero, ¿y vosotros?, ¿con qué perfil os identificáis?, ¿tenéis claros vuestros intereses y cómo queréis gestionar vuestro dinero? Veamos cuáles son las principales líneas de actuación de los dos bloques principales de esta categorización.

Ahorradores. Son clientes poco impulsivos y más exigentes que emplean un tiempo en comparar y analizar todas las ofertas del mercado antes de decantarse por la contratación de un producto determinado. Suelen buscar el equilibrio justo entre el interés que se ofrece y las condiciones extraordinarias a las que está sujeto el producto. Este perfil se inclina más por los productos de ahorro, que por los de gasto. Invierte el dinero con el objetivo de obtener una rentabilidad alta pero sin arriesgar demasiado y sin dejarse llevar por las atractivas ofertas del mercado. Se caracteriza por el sentido común. Se decantan por intereses fijos y plazos más largos pero con disponibilidad del dinero.

Hay que considerar que, dada la actual situación financiera, este perfil de cliente predomina en el mercado actual.

 No ahorradores. Se suelen identificar por ser clientes más impulsivos que se dejan llevar por las llamativas ofertas del mercado sin estudiar todas las condiciones del producto. Emplean menos tiempo en comparar y analizar productos y se guían sobre todo por las altas remuneraciones. Son un blanco fácil de los productos que incluyen regalos promocionales. Este tipo de consumidor tiene tendencia a aventurarse en la solicitud de préstamos cuando necesita un dinero extra, sin tener en cuenta los intereses que tendrá que amortizar. Tiene una perspectiva a corto plazo y se decanta por los intereses variables que a simple vista pueden parecer más rentables.

Imagen de Photo Pin. 

Haz un comentario en Ahorro o riesgo, ¿cuál es tu perfil financiero?

Su email no se publicará.

NO TE PIERDAS LO MÁS INTERESANTE

Recibe las mejores ofertas y productos en tu correo electrónico

Acepto las condiciones de la nota legal

ACEPTAR